×
A
A
A
Ajustes

Día Mundial del Niño

Bakú, 1 de junio, AZERTAC

El 20 de noviembre es un día importante: se celebra el Día Universal del Niño y se conmemoran los aniversarios de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos del Niño (1959) y la aprobación de la Convención de los Derechos del Niño (1989).
Esta Convención, la más universal de los tratados internacionales, establece una serie de derechos para los niños y las niñas, incluidos los relativos a la vida, la salud y la educación, el derecho a jugar, a la vida familiar, a la protección frente a la violencia y la discriminación, y a que se escuchen sus opiniones.
Todos los miembros de nuestra sociedad —padres y madres, personal docente y sanitario, dirigentes gubernamentales, líderes religiosos, personalidades de la política, el mundo empresarial, la sociedad civil y los medios de comunicación— desempeñan un papel clave en el bienestar de la infancia.
Así, este Día Mundial nos ofrece un punto de partida para llevar a cabo medidas inspiradoras para defender, promover y celebrar los derechos del niño a través de diálogos y acciones que construirán un mundo mejor para los niños.
El 1 de junio se celebra el Día Mundial del Niño. Es una de las fiestas internacionales más antiguas, que se celebra en todo el mundo desde 1950.
AZERTAC informa que el símbolo principal de la festividad es una bandera de color verde. Representa nuestro planeta, en el que se encuentran figuras de niños de diferentes razas y nacionalidades. Se tienden la mano unos a otros, simbolizando la unidad y la amistad como única posibilidad de desarrollo y paz.
Pero también hay símbolos más específicos. Por ejemplo, bajo la imagen de una flor blanca el 1 de junio hay una campaña destinada a recaudar fondos para niños gravemente enfermos. Y bajo el símbolo del lirio blanco hay campañas de apoyo a la medicina reproductiva, que da la oportunidad de nacer a miles de bebés.
Pero esta fiesta tiene un reverso, que probablemente sea mucho más importante que la idea de diversión en sí. El objetivo principal del Día del Niño es llamar la atención del público y de la gente corriente sobre los problemas reales de los niños. Esta idea está directamente presente en el nombre de la fiesta. Por lo tanto, es importante pensar de qué es necesario proteger a los niños.
La vida moderna pone a menudo al niño en situaciones de emergencia, en las que necesita una protección especial. La Convención sobre los Derechos del Niño incluye los conflictos armados, las catástrofes naturales y medioambientales, todos los tipos de explotación infantil, los malos tratos y muchos otros. Uno de los principios clave de la Convención - «los intereses del niño serán una consideración primordial»- podría traducirse mejor como «los intereses del niño serán siempre prioritarios». El respeto de este principio en asuntos relacionados con cualquier decisión o acción que afecte a un niño es obligatorio para todas las autoridades, instituciones públicas, tribunales e instituciones infantiles privadas.
Según datos de UNICEF 2023, unos 356 millones de niños de todo el mundo viven con menos de 1,90 dólares al día. Más del 50% de los niños cuyas familias se encuentran en situación de pobreza extrema viven en África, y el 35% en el sur de Asia. Mil millones de niños viven en lo que se conoce como «pobreza multidimensional», es decir, sin acceso a educación, atención sanitaria, vivienda, alimentos, agua o servicios básicos.
Según los mismos datos, más de 30 millones de niños de 15 países sufrían desnutrición o malnutrición aguda. De ellos, 8 millones sufrían una forma grave y mortal de emaciación.
Los niños viven hoy en un mundo cada vez más hostil a sus derechos. En ninguna parte es esto más evidente que en la difícil situación de los niños afectados por conflictos.
UNICEF calcula que en 2023, 400 millones de niños -aproximadamente uno de cada cinco niños- vivían en zonas de conflicto o huían de ellas. Muchos de estos niños resultan heridos o muertos. Pierden a familiares y amigos, y algunos son reclutados y utilizados por fuerzas o grupos armados. Muchos de estos niños han sido desplazados varias veces, corren el riesgo de ser separados de sus familias, perder importantes años de educación y perder el contacto con sus comunidades locales.
Fuera de las zonas de conflicto, los derechos de los niños también están amenazados. Esto coincide con otras crisis que vulneran los derechos de la infancia, lo cual es profundamente preocupante. Entre ellas, el aumento de la pobreza y la desigualdad, las emergencias de salud pública y, por supuesto, la crisis climática mundial.

SOCIEDAD 2024-06-01 12:13:00