×
A
A
A
Ajustes

Más de 60 países se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector de la refrigeración

Bakú, 6 de diciembre, AZERTAC
La Conferencia de la ONU sobre el Clima celebrada en Dubái ha acordado un plan para reducir las emisiones nocivas derivadas del uso de aparatos de refrigeración. Más de 60 países se han comprometido a reducir el impacto climático de este sector de la economía, lo que aliviará la presión sobre las redes energéticas y ahorrará billones de dólares para 2050, informa AZERTAC.
El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) calcula que más de mil millones de personas corren un alto riesgo de sufrir calor extremo debido a la falta de acceso a la refrigeración, la gran mayoría de las cuales vive en África y Asia. Además, casi un tercio de la población mundial está expuesta a olas de calor mortales más de 20 días al año.
Las centrales frigoríficas no sólo sirven para aliviar a la población durante las olas de calor, sino que también son fundamentales para diversas actividades humanas, como la seguridad alimentaria mundial y la distribución de vacunas mediante refrigeración.
Al mismo tiempo, los métodos tradicionales de refrigeración, incluido el aire acondicionado, contribuyen al cambio climático, ya que representan más del 7% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Si no se aborda adecuadamente, advierten los científicos, la demanda de energía para refrigeración se triplicará de aquí a 2050. Las emisiones asociadas aumentarán en consecuencia.
En resumen, cuanto más intenta la gente mantenerse fresca, más calienta la atmósfera del planeta. Si se mantienen las tendencias actuales, se espera que los costes de refrigeración se dupliquen con creces de aquí a 2050.
Los sistemas de refrigeración modernos, como los aparatos de aire acondicionado y los frigoríficos, consumen enormes cantidades de energía y suelen utilizar refrigerantes que calientan el planeta. Un informe reciente del PNUMA muestra que tomar medidas para reducir el consumo de energía de los equipos de refrigeración podría reducir las emisiones del sector en al menos un 60% para 2050.
"El sector de la refrigeración debe evolucionar para proteger a las personas del aumento de las temperaturas, mantener la calidad y seguridad de los alimentos, garantizar la estabilidad de las vacunas y la productividad de la economía", afirma Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA, "pero esta evolución no debe ir acompañada de impactos climáticos negativos más intensos".
Los representantes del PNUMA presentaron el 5 de diciembre en Dubái, donde se celebra la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima (COP28), un informe sobre el enfriamiento. Se dio a conocer en apoyo del "Compromiso mundial sobre refrigeración", una iniciativa conjunta de los Emiratos Árabes Unidos, anfitriones de la COP-28, y la "Coalición sobre refrigeración", dirigida por el PNUMA.
El informe esboza las medidas que deben adoptarse para aplicar estrategias de "enfriamiento pasivo", como el aislamiento, el tintado de ventanas, la ventilación, el uso de superficies reflectantes, el aumento de las normas de eficiencia energética y la eliminación del uso de refrigerantes de hidrofluorocarburos que calientan el clima.
Siguiendo las recomendaciones enumeradas en el informe, según el documento, las emisiones de la refrigeración convencional podrían reducirse en unos 3.800 millones de toneladas equivalentes de CO2 previstas para 2050.

SOCIEDAD 2023-12-06 17:29:00