×
A
A
A
Ajustes

El Presidente de Azerbaiyán visitó el Memorial de los Mártires y el Museo Nacional Muyahidín en la capital Argel

 

Argel, 1 de noviembre, AZERTAC

El presidente de la República de Azerbaiyán Ilham Aliyev ha visitado el Memorial de los Mártires y el Museo Nacional Muyahidín en la capital Argel de la República Democrática Popular de Argelia, informa AZERTAC.

Aquí se formó una guardia de honor para el jefe de Estado.

El presidente Ilham Aliyev depositó una corona de flores en el monumento.

El monumento a los mártires fue inaugurado con motivo del 20º aniversario de la independencia del país en 1982. El monumento tiene 92 metros de altura.

Mientras visitaba el Museo Nacional Muyahidín, el Presidente de Azerbaiyán fue informado de que la mayor parte de la colección del museo, situado dentro del Monumento a los Mártires e inaugurado en 1984, está dedicada a la ocupación del país por Francia y a la resistencia popular contra el colonialismo francés en 1830-1962. Además de cuadros, armas, material de archivo y objetos de guerra, se exponen fotos y documentos de los muyahidines argelinos que lucharon contra el colonialismo, así como los instrumentos de ejecución utilizados por los franceses para castigar a los participantes del movimiento popular durante el periodo de resistencia. Los objetos personales y las armas del emir Abdul Qadir (Abdul Qadir Ibn Muhieddine), que lideró el movimiento contra el colonialismo francés, su retrato pintado por el artista francés Ange Tissier en 1853 y devuelto al país por Francia sólo en 1976, se encuentran entre las colecciones más populares del museo.

En el museo se recogen las declaraciones de los testigos de más de 7.000 participantes en el movimiento popular.

Los franceses asesinaron sin piedad a más de 1,5 millones de personas durante la ocupación que abarcó el periodo 1830-1962. Por eso se llama a Argelia "el país del millón y medio de mártires". En total, unos 10 millones de argelinos fueron víctimas del periodo colonial francés.

La actitud de los franceses hacia Argelia era diferente a la de los demás territorios que ocupaban. Mientras que otros territorios se consideraban colonias, Argelia se consideraba una parte de Francia, su territorio de ultramar.

A continuación, el jefe de Estado firmó el libro de recuerdos: "Tengo el privilegio de visitar por primera vez la República Argelina Democrática y Popular y el Museo Nacional de Muyahidín como expresión de mi profundo respeto por el pueblo hermano de Argelia.

El Museo Nacional de Muyahidín es un importante complejo que contiene una de las páginas más trágicas y, al mismo tiempo, más orgullosas de la gloriosa historia del pueblo argelino. Este museo tiene una importancia excepcional en cuanto a la conservación de la memoria de la política colonial de crueldad y violencia sin precedentes contra el pueblo argelino, la guerra y los crímenes contra la humanidad, la lucha nacional contra las fuerzas coloniales y la victoria de la independencia obtenida a costa de un millón y medio de mártires. Es importante desde el punto de vista de la transmisión a las generaciones futuras.
La lucha por la libertad y la independencia, que comenzó con el objetivo de deshacerse de la despiadada esclavitud colonial, está grabada para siempre en la historia de Argelia como un símbolo de gran valentía, unidad, voluntad inquebrantable y determinación del pueblo argelino.

Como dirigente de un país amigo y hermano, me siento muy orgulloso de ver el desarrollo y la prosperidad de la fraternal Argelia, que obtuvo su independencia haciendo grandes sacrificios.

Quisiera expresar mi gratitud por la calurosa acogida que me han dispensado en el Museo Nacional Muyahidín y desearle éxito en la perpetuación de la herencia heroica del pueblo argelino".

A continuación tuvo lugar un intercambio de recuerdos.

Se puede establecer un paralelismo entre la política de Francia en Argelia y la de Armenia en Karabaj, que permaneció bajo ocupación durante casi 30 años. Este enfoque también subyace en la política proarmenia de Francia. Francia, que en su día se negó a conceder la autonomía a más de 11 millones de ciudadanos del país más grande de África y del mundo árabe, exige ahora la independencia de entre 15.000 y 20.000 armenios que viven en Karabaj.

Al mismo tiempo, el ejército francés cometió asesinatos en masa, numerosas guerras y crímenes contra la humanidad contra los argelinos que exigían su libertad. Los mismos crímenes se cometieron contra los azerbaiyanos que vivían en Karabaj y se oponían a la ocupación armenia. Por ejemplo, en 1832, la tribu El-Uffia, que se oponía a la ocupación de Argelia por Francia, fue pasada por la espada mientras dormía. En 1992 observamos un suceso similar en Joyalí. En aquella ocasión, Armenia, apoyada por Francia, cometió un acto de genocidio contra la población pacífica de Joyalí durante la noche. Además, tanto Francia como Armenia utilizaron armas prohibidas durante la guerra, violando los requisitos de las Convenciones de Ginebra.

Otra tragedia provocada por Francia ocurrió en octubre de 1961. En aquel momento, decenas de miles de argelinos se manifestaron en París para condenar la ocupación francesa. La policía francesa disparó y arrojó a los manifestantes al río Sena. Hasta 1.500 argelinos murieron y más de mil personas fueron detenidas. Este suceso pasó a la historia como la "masacre del Sena". Las autoridades francesas han guardado silencio sobre esta tragedia. La tradición de no asumir la responsabilidad de las masacres cometidas por Francia parece haberse extendido también a Armenia. El genocidio y las masacres cometidas contra los azerbaiyanos en Garadaghli, Aghdaban, Joyalí y otros asentamientos en 1992-1993 son muy similares a las masacres cometidas en Setif en 1945 y en París en 1961. En ambos casos, los criminales no asumieron la responsabilidad de las masacres. Otra similitud entre las políticas de Armenia y Francia está relacionada con los asentamientos ilegales. Así, para cambiar la composición étnica de la región de Karabaj, los armenios de Oriente Medio y de otras regiones fueron trasladados por Armenia a las tierras de Azerbaiyán, mientras que, como resultado de la política de asentamientos ilegales en Argelia, un millón de la población del país estaba formada por europeos que no tenían relación con estas tierras.

Otro acto de hipocresía de Francia es la exhibición de los cráneos de 21.000 representantes de las naciones colonizadas de este país en los museos de París. Se informa que 500 de esos huesos pertenecen a argelinos. Hoy se descubren fosas comunes y esqueletos en los territorios liberados de Azerbaiyán. Todo esto demuestra que hay muchas "similitudes" entre Francia y Armenia, y ninguno de ellos ha rendido cuentas por sus crímenes. El doble rasero y la hipocresía parecen ser la línea principal de la política pública francesa. Hoy, esta hipocresía se disfraza bajo el nombre de democracia.



CRÓNICA OFICIAL 2022-11-01 17:47:00