AGENCIA INFORMATIVA
ESTATAL DE AZERBAIYÁN

A
A
A
Ajustes

Entrevista de AZERTAC al canciller de Azerbaiyán sobre los resultados de la reunión con su homólogo armenio en Washington

Bakú, 27 de junio, AZERTAC

El Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Azerbaiyán, Elmar Mammadyarov, respondió a las preguntas sobre los resultados de la reunión con su homólogo armenio en Washington, D.C. en una entrevista con AZERTAC. Presentamos la entrevista.

- Sr. Ministro, su reunión ordinaria con su homólogo armenio se celebró en Washington con la mediación de los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE. En general, ¿cómo podría evaluar sus resultados?

- En este sentido, siempre he observado que cada una de esas reuniones en el marco de las negociaciones en curso sobre la solución del conflicto armenio-azerbaiyano de Nagorno-Karabaj se considera, en primer lugar, desde el punto de vista de la promoción del proceso. Las reuniones no deben celebrarse por el mero hecho de que se celebren, sino para lograr resultados concretos. Sobre esta base, hemos declarado en repetidas ocasiones que estamos comprometidos con las negociaciones sustantivas. Obsérvese que en las recientes declaraciones de los Copresidentes también se hace hincapié en la cuestión de las negociaciones sustantivas. Como es obvio que, si el propósito de las negociaciones, como su nombre indica, es resolver el conflicto prolongado, entonces deben adoptarse medidas significativas para lograr el resultado deseado y debe demostrarse la voluntad y la determinación políticas.

Lamentablemente, lo que acabo de decir no se puede presentar como resultado de una reunión en Washington. Esta reunión podría caracterizarse más bien como un debate sobre la aplicación de los acuerdos alcanzados durante las rondas de negociaciones anteriores celebradas en París y Moscú. Por supuesto, los debates son siempre valiosos, pero también me gustaría subrayar que, a falta de resultados, es indudable la necesidad de celebrar debates, incluso muy productivos. En otras palabras, la reunión de Washington fue útil en general, pero demostró una vez más que es muy difícil, si no imposible, en esta etapa del proceso seguir eludiendo las medidas orientadas a los resultados si somos sinceros en nuestras intenciones de lograr una solución diplomática de este problema.

En las declaraciones y observaciones difundidas después de la reunión se señala que los Copresidentes presentaron algunas propuestas a ambas partes. ¿Qué puede decir al respecto con más detalle?

- En primer lugar, debemos imaginarnos claramente que la liberación de los territorios ocupados de Azerbaiyán y el regreso de los desplazados internos azerbaiyanos es uno de los elementos clave de todos los documentos sobre la solución del conflicto que se han debatido hasta ahora. Es lógico que, dado que la causa del conflicto fue la ocupación de los territorios de Azerbaiyán por las fuerzas armadas de Armenia, y que las cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobadas en 1993 exigen la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas de ocupación de los territorios ocupados de Azerbaiyán, la consecuencia debería ser la eliminación de la ocupación militar, de manera que podamos hablar de paz, seguridad y prosperidad en la región.

En relación con las propuestas de los Copresidentes presentadas en la reunión de Washington, D.C., hubo algunas propuestas interesantes relacionadas con la aplicación de iniciativas concretas en las esferas humanitaria y de seguridad, que se reflejaron en las declaraciones de las reuniones anteriores, así como la iniciativa de evaluar la situación en la región. Lo que es más importante, debe demostrarse la voluntad política de poner en práctica estas iniciativas y adoptar medidas para lograr resultados.

- Sr. Ministro, en vísperas de la reunión de Washington, las tensiones han aumentado en la zona frontal. Las fuerzas armadas armenias cometieron una serie de provocaciones y llamaron la atención sobre las declaraciones y acciones infundadas del Ministro de Defensa armenio. En sus comentarios sobre los resultados de la reunión de Washington, su colega armenio señaló la dificultad de llevar a cabo las negociaciones en un clima de escalada de la tensión y se refirió a los efectos negativos de esas tendencias en el proceso de negociación. Nos gustaría conocer su opinión sobre estas cuestiones.

- De hecho, las tensiones en la línea de contacto antes de la reunión en Washington eran altas, y las declaraciones del Ministro de Defensa armenio revelaron las intenciones de los instigadores de estas tensiones. También es cierto que las provocaciones en primera línea son perjudiciales para las negociaciones sobre la solución del conflicto. Pero quiero señalar que no estoy de acuerdo con la idea de que sea imposible continuar las conversaciones en las condiciones de creciente tensión en la primera línea. En ese sentido, quisiera recordar que si los principios de Madrid, su versión actualizada, el documento de Kazán o el documento llamado el Plan Lavrov, no fueron del todo tranquilos en el proceso de negociación sobre la base de todas estas propuestas en primera línea. Pero hemos continuado estas negociaciones, el trabajo sobre estos documentos y en tiempos de tensión. En otras palabras, es un error vincular artificialmente estos dos parámetros entre sí. Lo principal, repito una vez más, es demostrar voluntad política y no convertir las negociaciones en rehenes de la situación en la zona de primera línea.

- La parte armenia intenta sistemáticamente llevar el régimen separatista ilegal a la mesa de negociaciones. Por supuesto, la posición de Azerbaiyán sobre esta cuestión es clara, pero teniendo en cuenta que después de la reunión de Washington el Ministro de Relaciones Exteriores de Armenia expresó una vez más esta cuestión, quisiéramos escuchar sus comentarios al respecto.

- Nuestra posición es conocida. Hay dos partes directas en las negociaciones: Armenia y Azerbaiyán. Y la razón de ello también es obvia. En la actualidad, las fuerzas armadas de Armenia siguen estando presentes ilegalmente en los territorios internacionalmente reconocidos de Azerbaiyán, lo que constituye una ocupación militar. Entre las víctimas de esta ocupación militar figuran los cientos de miles de desplazados internos de Nagorno-Karabaj y zonas adyacentes, que han sido sometidos a una depuración étnica. Los funcionarios armenios, al hablar de la población de Nagorno-Karabaj, no deben olvidar que esta población, junto con la comunidad armenia, incluye a la azerbaiyana. Se ha llevado a cabo una limpieza étnica en la región, se ha expulsado a la gente por la fuerza de sus hogares y, después de todo esto, ¿en qué marco ético y legal está la parte armenia tratando de insertar la conversación sobre el principio de "autodeterminación de los pueblos"?
Ambas comunidades de Nagorno-Karabaj son partes interesadas en la resolución del conflicto, y su participación en algún momento de las negociaciones podría ser considerada por los principales actores. Sin embargo, los intentos de incluir esto en la agenda en esta etapa son más como una búsqueda de excusas para evitar negociaciones sustantivas. De lo contrario, si los dirigentes armenios son realmente incapaces de hablar en nombre del régimen separatista de Nagorno-Karabaj, ¿qué hacen las fuerzas armadas armenias en Azerbaiyán?

- En Washington, D.C., se anunció que los ministros habían acordado celebrar otra reunión en los próximos meses. ¿Cree que podemos esperar resultados concretos de la próxima reunión?

- Debemos trabajar arduamente para obtener resultados en cada reunión, al menos la parte azerbaiyana lo desea y está decidida a hacer avanzar el proceso de negociación. Cualquier reunión sin resultados es una oportunidad perdida. Lamento decir que se han perdido muchas oportunidades a lo largo de los años. Si me preguntan las razones, creo que están relacionadas con la falta de una visión de futuro en un contexto de miopía, la falta de voluntad para reflexionar sobre el futuro del propio país, la propia región y la prosperidad, y la incapacidad para tomar decisiones independientes. Una pronta resolución del conflicto en el ámbito del derecho internacional puede traer la tan esperada paz, estabilidad, desarrollo sostenible y prosperidad a la región en poco tiempo.

La parte azerbaiyana comprende claramente estas realidades y coopera con los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, nuestra posición es compartida por la comunidad internacional, adoptando resoluciones y decisiones pertinentes a nivel de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales. Cuanto antes los dirigentes armenios puedan demostrar su voluntad política y adoptar medidas concretas para promover negociaciones sustantivas responsables a fin de obtener los resultados concretos que se esperan desde hace mucho tiempo de la solución, antes podremos avanzar por el camino hacia un desarrollo seguro y estable de la región.

 

POLÍTICA 2019-06-27 17:50:00